Las lenguas como don *As linguas como don

             Parece paradójico que a estas alturas de la ¿reciente? Historia  aún  se  sigan  leyendo  y  escuchando  voces  en  contra  de  las  diferentes  lenguas de las Autonomías, cuando son el mayor de los atributos que ayudan  a  la  consolidación  de  la  identidad y uno de los más enriquecedores factores que poseemos los  que tenemos la suerte de vivir y leer en cualquiera de las comunidades que, a parte de otra, tienen habla propia.

¿A qué se puede deber esa aparente incomprensión?

No tengo una respuesta clara. Y hasta puede que no claros argumentos para desarmar a los que -¿por carencias?- piensan que el Catalán, el Euskera o el Gallego atacan a los fundamentos del Castellano.

También están los que piensan lo contrario.

¡Que digan! Pero, ¿quién me va a sacar el placer que siento leyendo a Miguel Delibes?, uno de los hombres que tiene escrito las páginas más hermosas y limpias del castellano actual. O, ¿quién es quién de sacarme el deleite que encuentro en Cunqueiro, Blanco Amor, Freixanes o en Xesús Constela? ¿Sería lo mismo leerlos traducidos? Pienso que no. Y aquel que tenga curiosidad puede comprobarlo comparando cualquiera de las obras clásicas o actuales, traducidas o en ediciones bilingües, que incluso estando bien pasadas de un idioma a otro, pierden un algo así como “esencia”.

Lógicamente, los que gastan energía degradando, no lo entenderán nunca; y seguirán escribiendo, tertuliando, argumentando absurdos y reclamando atención para el “falacentrismo”.

           Mientras, otros seguiremos pensando: ¡Quién pudiese leer a Niguib Mahfuz, Kenzaburo Oé, a Juià de Jòdar o a Bernardo Atxaga en las lenguas en las que se expresan!

Tradución: F.D.
untitl9 - copia
Texto y foto: Francisco Devesa

*As linguas como don

Parece paradoxal que a estas alturas da ¿recente? historia aínda se sigan lendo e escoitando voces en contra das diferentes linguas das Autonomías, cando son o maior dos atributos que axudan á consolidación da identidade e un dos máis enriquecedores factores que posuímos os que temos a sorte de vivir e ler en calquera das comunidades que, a parte doutra, teñen fala propia.

¿A que se pode deber esa aparente incomprensión?

Non teño unha resposta clara. E ata pode que non claros argumentos para desarmar ós que –¿por carencias?- pensan que o Catalán, Éuscaro ou o Galego atacan ós fundamentos do Castelán.

Tamén están os que pensan o contrario.

¡Que digan! Pero, ¿quen me vai tirar o pracer que sinto lendo a Miguel Delibes?, un dos homes que ten escrito as páxinas máis fermosas e limpas do Castelán actual. Ou, ¿quen é quen de sacarme o deleite que atopo en Cunqueiro, Blanco Amor, Freixanes ou en Xesús Constela? ¿Sería o mesmo lelos traducidos? Penso que non. E quen teña curiosidade pode comprobalo comparando calquera das obras clásicas ou actuais, traducidas ou en edicións bilingües, que aínda estando ben pasadas dun idioma a outro, perden un algo así como “esencia”.

            Loxicamente, os que gastan a enerxía degradando, non o entenderán nunca; e seguirán escribindo, tertuliando, argumentando absurdos e reclamando atención para o falacentrismo. Mentres, outros seguiremos pensando: ¡Quen puidese ler a Naguib Mahfuz, Kenzaburo Oé, a Julià de Jòdar ou a Bernardo Atxaga nas linguas nas que se expresan!
Artigo rexeitado no seu día (con algunha variante) por La Voz de Galicia
Esta entrada fue publicada en Artigos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s