El Conspirador

EL CONSPIRADOR

El conspirador no se diferencia en nada de otra persona, a no ser por una debilidad intrínseca que siente por parecerse al líder político que impera en el momento. Esta regla no se cumple de una manera matemática, pues los hay que ya están comprometidos o afiliados a partidos políticos, siendo lo ideal, en estos casos, parecerse físicamente a su guía o cabeza visible. Pero este aspecto no siempre está al alcance del personaje en cuestión, por lo que suple tal carencia intentando imitarlo en su comportamiento gesticulando, metódicamente, cada una de las formas que configuran la personalidad del modelo a seguir. Se sabe de casos en los que el conspirador llego a peinar el pelo hacia atrás cuando toda su vida lo había llevado peinado de lado.

El conspirador gusta de ser hombre de acción, dinámico, agradable, condescendiente, con un pequeño toque de intelectualidad –aunque no siempre lo consigue–, de tal manera que se pueda hacer cómplice de las víctimas que fueron anterior y minuciosamente escogidas. Es a partir de ese momento cuando debemos entrar en guardia. Pues por medio de elipses, parábolas, metáforas, alegorías, símbolos, este ser va construyendo una red –se dan casos en los que en vez de red emplean tela como las arañas–, para asir las mentes de los elegidos y manipularlas para sus fines. Fines que nunca están claros, ni para el mismo conspirador, de tal forma que nunca  se aprovechan de lo que hacen y se conoce a más de uno que tiene recibido un par de tortazos de aquellos que en un tiempo fueron objeto de sus loas y artimañas. Después de las metonimias, los elogios son las palabras preferidas de este ser nada profundo, pero engañoso.

Jamás se debe subestimar a un conspirador por poco que nos parezca, dado que están extendidos por todas las capas del tejido social de tal forma que los hay albañiles, constructores de lanchas, carpinteros, agentes de seguros, mecánicos de barcos, oficinistas, echadores de tarot, estraperlistas, viajantes de comercio, etc.

Los más sobresalientes suelen estar casados, gustan del anochecer y hay alguno que no tiene hijos, siendo este aspecto poco relevante. Si cabe destacar lo mucho que les gusta a todos tocarse el carallo*.

*Polla, carajo, mienbro viril…

F. Devesa

Esta entrada fue publicada en Relatobrisa. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El Conspirador

  1. Elemne dijo:

    Curiosa descriptiva tanto así que se me ocurren muchas definiciones para lo que estoy leyendo no solo conspirador, porque igual ni conspira solo ES que indica ya acción de conspirando. El final inesperado, mas bien pareciera un machista? que le guste o  identifique miembro viril con hombría o bien obsesión? no se…me quedo pensando en esto, pero te puedo decir que muchos pueden verse reflejados en esa descriptiva si me apuras a mi se me ocurren unos pocos ,pero la cuestión es  ¿es lícito conspirar? porque conspirar suena así a simples rasgos a no poseer consentimiento del otro para engañarle o para timarle o simplemente para sacar algo del otro, o es que el conspirador tiene otra acepción que desconozco no lo se , me dejas con dudas, hablas de timadores? porque quizás en algún momento de la vida todos conspiremos , respiremos e incluso expiremos que es lo jodido del asunto con perdón. Feliz San `Pollo (bueno esto es que no hago de comer el domingo así le llamo)besines interesante pensamiento, mas interesante space y mucho mas interesante que me lo leí el primer escrito y traduje como pude por lógica y me has hecho sonreir cuando lo veo en castellano ainssssssssss despistes madre mia, muaksssssss lem me gusta tu espacio (Y)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s